¿Las mascotas van al cielo?

Hace unos días un niño que despedía a su mascota nos preguntó: ¿Las mascotas van al cielo?, simplemente y sin la típica condescendencia, respondimos tajantemente, "Si". A continuación les dejamos un articulo sobre el tema.

Papa Francisco asegura que los animales también van al paraíso

El papa Francisco indicó durante un discurso en el Vaticano que todos los animales después de morir van al cielo, consolando así a los fieles que han perdido a sus mascotas.





El papa Francisco indicó durante un discurso en el Vaticano que todos los animales después de morir van al cielo, consolando así a los fieles que han perdido a sus mascotas.

El discurso del líder de la Iglesia católica estaba dedicado al tema de la vida y la muerte. En un momento el Pontífice citó al apóstol Pablo que a un niño envuelto en lágrimas por la muerte de su perro le dijo: "Un día volveremos a ver a nuestros animales en la eternidad de Cristo", detalla el portal RCN.

El Papa argentino -famoso por su actitud liberal- explicó en la Plaza de San Pedro que no hay que tener miedo porque "el paraíso está abierto a todas las criaturas y allí estaremos vestidos por la alegría y el amor de Dios, sin límite, estaremos cara con cara con Él y es muy bonito pensar así porque da fuerza al alma".

Pese a que el mensaje del papa Francisco ofrece consuelo a los amantes de los animales, el portal RT indica que muchos teólogos sostienen que los privilegios celestiales están exclusivamente reservados a los seres humanos ya que supuestamente los animales no tienen alma.

Sin embargo, pese a la postura de los grupos más conservadores, el tema animalista no es nuevo dentro de la Iglesia católica, pues San Francisco de Asís es considerado el santo patrón de los animales.

No es una cuestión de religión

Estamos seguros que probablemente exista un debate al interior del rigor religioso, sin embargo, no existe amor, amistad, lealtad, respeto, entre otros valores que una mascota no posea, por supuesto ellos tienen un lugar asegurado en el cielo y no es solo un consuelo sino una hermosa idea que nos ayuda a comprender la partida de nuestros fieles amigos.